Opinión

¡Defiende tu trinchera!

En un lucha, sea la que sea, todos son importantes, todos tienen una función, todos tienen una labor que es importante que sea cumplida.
 
Hoy Venezuela está en las calles, veo que algunos desean que todos estemos en las calles, y sin embargo… eso no puede ser.
 
Un médico cirujano plástico, @DrWilfredoBello, hace ya varios días, ofreció su ayuda sin requerir nada a cambio, para las víctimas de la violenta represión, su ayuda es hacer lo que mejor sabe hacer, curar la piel.

Un psicólogo, Alberto Barradas, @Psicovivir, se ofrece para tratar en su área a las víctimas de la violencia, haciendo lo que mejor sabe hacer, curar la mente.

Gonzalo Himiob, @HimiobSantome , abogado defensor de los derechos humanos, ofrece su ayuda profesional a los detenidos y familiares de las víctimas. Hoy nos contó como el taxista que le llevó a tribunales no le quiso cobrar la carrera, porque “estamos en la misma lucha”.

Un vendedor de perros calientes donó ayer 100 hamburguesas para los manifestantes, una abuela que conozco prepara “loncheras” con té y galletas y se las lleva a los que están en la calle…

¿Que sabe hacer mejor un hamburguesero que hacer hamburguesas? ¿que sabe hacer mejor una abuela que reconfortantes galletitas?

Artistas de todo el mundo mencionan a Venezuela, nos hacen llegar su solidaridad, y más importante aún, dan a conocer al mundo lo que nos sucede, y ¿que sabe hacer mejor un artista que transmitir a su público los sentimientos?

La trinchera es grande, gigante, inmensa y todos, TODOS, cabemos en ella, haciendo lo que mejor se sabe hacer, unos son muy buenos en la calle, y son pilar fundamental de esta lucha, son jóvenes, están fuertes, sus piernas son ágiles, sus pulmones grandes y sanos, su corazón late con ritmo firme y constante, por eso están en la calle, porque pueden, porque es lo mejor que pueden dar.

Y tú, que me lees porque tienes acceso a La Red, también tienes una labor, una labor muy importante, informar, dar la información a nuestros hermanos y al mundo de lo que realmente sucede en Venezuela.

El cirujano plástico no operaría para deformar al paciente, el psicólogo no lo trataría para confundirlo y dejarlo peor, el abogado no armaría mal su defensa, el taxista no equivocaría la ruta, el hamburguesero no usaría carne descompuesta, la abuelita no envenenaría el té… ¿por qué tú si te prestas a pasar información falsa?

Mucho se ha hablado, despectivamente, de los “Guerreros del teclado”, me importa un carajo lo despectivo que quieran hacerlo ver, yo me siento muy orgullosa de serlo, porque ¡sí! Soy una guerrera del teclado, por mis manos pasa a diario cantidades inmensas de información, la recibo, la proceso, la analizo, y la lanzo al mundo para que otros, que tienen otras labores que cumplir, puedan dispone de ella y usarla.

¡Esa es mi labor! ¡esa es mi trinchera! Y la defiendo, no la abandono y la peleo con constancia. Hago lo que mejor sé hacer… usar la palabra y manejar la información.

Es la hora de la pasión, sí, pero las guerras no se ganan solo con pasión, se ganan con razón, el corazón caliente, pero la cabeza fría.

Da lo mismo si eres estudiante, médico, abogado, taxista, tuitero, si tienes un página para publicar información, si eres periodista, maestro…

Si eres abogado, puedes defender, incluso, brindar información valiosa a los manifestantes ¿que hacer si los detienen? ¿que no hacer?, si eres médico ¿que hacer ante lesiones leves? ¿como protegerse de los ataques? Si eres ama de casa ¿puedes dar algo de alimento y líquidos a los que están en la calle? ¿puedes dar un grito de ánimo desde tu ventana?

Si eres un tuitero seguido o tienes una página muy leída ¿podrías dar a conocer información de lo que pasa? Ya que estás en casa, puedes verificar y pasar información seria y contrastada.

 ¿Eres creyente? ¡reza! reza mucho, por los que están en peligro, por los que tienen que dar apoyo, que mantengan la cabeza fresca y Dios los ilumine para hacer lo justo y correcto.

Todos tenemos una trinchera ¡defiéndela! Con responsabilidad, tómatelo en serio, esto no es para buscar gloria, ni para que digan que eres chévere y estás enterado, esto es para luchar por TU vida, no por el país, no por “la patria”, esta lucha es por TU vida, TU presente, TU futuro, el de tus hijos, el de tus nietos.

Si no cumples el deber de defender tus derechos, no mereces tenerlos.