Opinión

Fraude ¿y ahora qué?

No recuerdo que edad tenía… ¿ocho años? ¿nueve? El asunto es que mi madre estaba empeñada en enseñarme la ingrata tarea de tender la cama, hasta que yo perdí la paciencia y ni corta ni perezosa le dije: “Y yo no necesito aprender eso, porque cuando yo sea grande, me voy a casar con un millonario y le pagaré a otros para que lo hagan por mí”.  Mi madre ni pestañeó, nada me dijo sobre el muy desagradable comentario, ni de la improbabilidad de que eso sucediera, sencillamente me miró y con toda calma me contestó: “pues igual tienes que aprender, porque para mandar a hacer, hay que saber hacer”. Y claro, con tan sólido argumento, se acabó la discusión. Una de las mejores frases de mi madre.

“Para mandar a hacer, hay que saber hacer” y es que uno va a comprar ropa y no es que tiene que saber cortar y coser, pero tiene que saber de calidades y acabados, no sea que le vendan a uno fieltro por gabardina, y si de cocina se trata, pues hay que saber cuando algo está bien hecho, y si se contrata un contador, al menos el debe y el haber propio tiene uno que conocer… y así.

Eso lo hace todo el mundo, más o menos, contratan un contador, sí, pero revisan sus cuentas, contratan un abogado, sí, pero vigilas sus cuentas con la ley, es lógico y no me imagino yo a ningún padre inscribiendo a su hijo en un colegio donde la directora le suelte la tranquilizadora frase de: “Tú tranquilo mi amol, que aquí tu muchacho ‘ta seguro”.

Pero cuando de política se trata pareciera que todas las leyes de la lógica e incluso los más elementales instintos de supervivencia, quedan suspendidos. Por alguna razón que escapa de mi comprensión, la gente quiere que los políticos velen por sus derechos, pero no sienten la más mínima motivación para conocer cuales son esos derechos.

Aquí los veo yo tan ricamente hablando de fraude, y fraude pa’lla, y fraude pa’ca, y va el fraude, y vuelve el fraude, y si no me revisan los cuadernos no se puede comprobar el fraude, y gracias a que votamos es que podemos probar que hubo fraude, y hay que destapar el fraude…

Lo que les escribo a continuación no es una conclusión mía, no es algo que a mí me parece, no es una interpretación libre, nada de eso, es la definición de fraude electoral según la gente de la Instituto Interamericano de los Derechos Humanos, así que cualquier queja, ya saben a donde tienen que ir.

Como yo veo que en esto de los derechos electorales la gente está no de Nociones Elementales, sino directamente de Angelito (Mi mamá me mima, mamá amasa la masa en la mesa) empezamos por el principio, y repito, que los conceptos, no son míos:

FRAUDE, Definición:
Conducta por la cual, a través del engaño, la manipulación, la falsificación, la distorsión, el despojo, la elusión, la obstrucción o la violencia, ejercido en cualquier fase del proceso electoral, se busca impedir la celebración de elecciones periódicas, libres y equitativas, o bien afectar el carácter universal, igual, libre y secreto del voto ciudadano.

TIPOLOGÍA (En criollo, tipos de fraude):
A) En los materiales y preparativos
B) En la mesa receptora de sufragio.
C) El fraude masivo.

Por ser largo el tema, voy a referirme a la primera parte en exclusiva, al fraude en los materiales y preparativos.

Voy a citar, siempre según estos señores, ALGUNOS casos que constituyen fraude (no abusitos, no triquiñuelas, FRAUDE):

  • Uso y abuso de fondos públicos y de la maquinaria estatal para favorecer alguna candidatura.
  • Adulteración del padrón electoral o negarse a depurarlo o a actualizarlo en función a los cambios poblacionales.
  • Coacción a los medios de comunicación, en particular a la televisión (privada), para restringir el acceso de candidatos o partidos y difundir campañas de desinformación y desprestigio respecto a ellos.
  • Distribución irregular de documentos de identificación utilizando el nombre de personas fallecidas, o bien de credenciales de personeros y apoderados con el propósito de suplantarlos, o bien la confección de un número superior de cédulas de votación o la preparación de cédulas ya marcadas.
  • Abuso de encuestas, habitualmente amañadas, para dar la imagen de que las elecciones ya se consumaron y ya existe ganador, haciendo perder la seguridad y confianza de los electores en el poder de su voto.
  • Instalación de mesas de sufragio en forma ilegal, sin ofrecer las mínimas garantías a las opciones políticas en pugna.

Todas estas formas de fraude citadas, TODAS, se cometieron en Venezuela ANTES de las elecciones. A ver, me explico, las elecciones fueron el día 14 de Abril, el día 13, a las 23:59 ya todos estos fraudes, había sido cometidos. Y más, una semana antes, ya casi todas (salvo el tema de la instalación de mesas ilegales) ya había sido cometidos.

Hago incapié en esto porque me repiten a cada rato: “Es que si no hubiéramos votado no podríamos probar el fraude” ¿como que no?

Hubo uso y abuso de fondos públicos para la campaña de Nicolás Maduro ¡eso es fraude! Y para probarlo yo no tengo que votar.

El REP (Registro Electoral Permanente) nunca ha sido depurado, y para probarlo, yo no tengo que votar.

Hay personas fallecidas inscritas en el REP y probarlo, yo no tengo que votar.

Se abusó de encuestas que hacían ver a Maduro como ya presidente, y para probarlo, yo no tengo que votar.

Se instalaron mesas de forma fraudulenta sin conocimiento de la oposición, y para probarlo, yo no tengo que votar.

Yo no necesito que Tibisay me colabore a “destapar” el fraude, porque es que no se molestaron a taparlo jamás, yo no necesito la Luisa la que deja la estela me diga que sí hubo fraude, porque es que el fraude ¡está ahí! No está oculto, jamás ha estado oculto.

Ahora bien, en vista de que otro argumento es que yo tengo que votar porque “hay que hacer algo”, también voy a citar dos recomendaciones (hay más) para evitar un fraude:

Aprobación de reglas electorales por consenso, caracterizadas por la procura de elecciones libres equitativas, que ofrezcan espacios propicios en la campaña, limpieza en su ejecución y transparencia en sus resultados.

Una ciudadanía educada y motivada, deseosa de participar en la vida pública y de defender el sentido de su voto y hasta de integrar mesas electorales como señal de su aporte cívico.

Aquí tenemos que por una lado las reglas electorales se hacen por consenso, sí, en detrimento de la oposición que siempre termina aceptando y por tanto validando unas elecciones donde nada se elige. Y por otro lado una ciudadanía muy motivada… excesivamente motivada, con una motivación solo comparable a su ignorancia, porque van a elecciones sin saber ni donde están parados, pero convencidos, esos sí, de que “hay que hacer algo”, aunque ese algo sea tirarse por un barranco.

Pero ¡bueh! El asunto es que aquí estamos, y después de la negativa de Tibisay, pregunté “¿Y ahora qué?” recibiendo la amabilísima y muy democrática respuesta de “tú no votaste, no es tu peo”, pues resulta que sí lo es, porque los que sí votaron, aceptando el fraude, me metieron en el peo.

Pero yo no soy de quedarme tan tranquila confiando en el líder (¡valgame Dios! ¡que expresión tan relamepiso, jalabola y chavista!), averigüé que es lo que debería pasar si de verdad el líder máisimo de la oposición quiere hacer algo.

Tibi, ya nos mandó a lavarnos el rabo, como era previsible, ahora toca con la Luisa, la que deja su estela por donde pasa, y esa también nos mandará a lavarnos el rabo, y entonces… toca apelar a una instancia supranacional, en este caso la Convención Americana de Derechos Humanos, mejor conocida como Pacto de San José. Tengo por noticia que ya hay al menos un antecedente, pero esto ya está muy largo, lo cuento luego si quieren.

Así que ya saben… el que quiere mandar a hacer ¡tiene que saber hacer!