Opinión

Venezuela ¿guerra civil o estado fallido?

En estos días leí un artículo de Federico Boccanera sobre la posibilidad de que en Venezuela estallara una guerra civil.

Le voy a contestar desde la historia, que es mi punto fuerte.

Por allá por el lejano año 36, España pasaba por un trance muy parecido al nuestro hoy, y a eso voy ya referirme en un primer momento.

En contra de lo que popularmente se cree hoy en día, el general Franco no fue ni el promotor ni el líder del golpe de estado que daría lugar a lo que posteriormente conoceríamos como “guerra civil”, por el contrario, se oponía a él en un principio, y eso quedó reflejado en una carta que le contestaría al líder de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Primo de Rivera le expresaría a Franco su angustia ante la progresiva degradación política y social en España, urgiéndole a sumarse al golpe de estado. Ante esto, Paquito Franco le contestaría que si bien el veía el mismo riesgo, no veía que ese riesgo fuera inminente, además, que la sociedad española estaba terriblemente fracturada y que el ejército, parte al final de cuentas de la sociedad, no escapaba a esta fractura, por lo cual a su juicio el golpe de estado representaba un alto riesgo de terminar en guerra civil.

Montones de solicitudes se le enviaron a Franco para que terminara de decidirse, a lo que el general contestaba con una misiva en clave que decía “Geografía poco extensa”, es decir, que le parecía que las condiciones no estaban dadas. Esta negativa constante le ganaría a Franco el remoquete de “Miss Canarias 1936”.

Cosas terribles pasaban en aquella España, muertes a granel, invasiones, colectivizaciones o expropiaciones, persecución religiosa, presos políticos, y muchas cosas más. Sin embargo, el temor a una guerra impedía que se tomaran decisiones radicales, sumado a la aparente apatía de una población que veía su destrucción mientras comía churros y buñuelos, según nos cuenta Josep Pla.

Pero la historia es muy ella, y entre tantas cosas graves que pasaron, un día pasó una que hizo que la situación fuera de pronto “inaguantable”, el asesinato, en manos de funcionarios gubernamentales, del fogoso diputado José Calvo Sotelo.

Es entonces cuando un general, el General Sanjurjo Sacanell, decide liderar el golpe, ya que la situación es insostenible. Es cuando Franco, viendo ya el asunto como inevitable, se suma al movimiento y parte para Marrueco a fin de colocarse al frente de las tropas de África, que serían decisivas para la guerra.

Hasta ahí Francisco Franco Bahamonde sería un sublevado más, con más pena que gloria en razón de su “guabineo” constante. Pero como dije, la historia es muy ella, y se resiste a ser planeada, Sanjurjo, el verdadero líder del golpe, muere justo cuando va a España para ponerse al frente de los sublevados, y es cuando Bahamonde se inmortaliza y pasa a ser simplemente Franco, “Caudillo de España por la gracia de Dios”.

Lo demás creo que lo conocemos todos más o menos igual, una guerra de 3 años, casi un millón de muertos en ambos bandos, cuatro millones de exiliados y una dictadura que duraría la tontería de 39 años.

¿Que desata los demonios de una guerra civil, Don Federico? ¡nada! ¡cualquier cosa! Un muerto equivocado, una palabra a destiempo, una tontería a la que le anteceden cosas muchísimo peores que pasaron sin producir ni pestañeos ¿quien termina siendo el líder de una guerra? ¡cualquiera! No siempre… es más, casi nunca, el que en un principio estaba llamado a serlo.

Luego, claro, la historia la escriben los vencedores y se terminan por asumir lo que en su momento fueron simples casualidades como brillantes estrategias premeditadas.

Volviendo al presente ¿hay militares institucionales? ¿son nuestras FAN chavistas? ¿son simples delincuentes? Pues al igual que en nuestra sociedad civil allí hay “de todo como en botica”, diría mi abuela, los hay institucionales, los hay chavistas por convicción, los hay chavistas por negocio y hay, como no, aquellos a los que les importa un nabo, que se inclinarán a un lado u otro según les sople el viento.

¿Existe el riesgo de guerra civil en nuestro país? ¡sin duda! El riesgo existe, pero es aventurado decir que la habrá o que no la habrá. Puede que un día pase algo, el muerto equivocado o la palabra a destiempo que le abra la puerta al horror. Pero puede también que no pase absolutamente nada, por mucho que la escalada de despropósitos siga en ascendente.

En dos platos, que puede que sí, puede que no, pero lo más probable es que quien sabe.

Ahora hablemos de transición, y yo nuevamente con mi historia ¿conoce vd. alguna transición que haya sido liderizada por la oposición? Porque yo no la he visto en mi vida, y mire que he visto. A la muerte de Gómez, le siguió López Contreras, al derrocamiento de Pérez Jiménez, Larrazábal, y ya fuera del país, a la muere de Franco siguió Suárez, director de aquel PSUV franquista llamado difusamente “el movimiento”, luego del plebiscito de Pinochet, pues siguió mandando el mismo Pinochet aunque tras bastidores y así puedo seguir citando casos. Nunca, al menos en mi humilde saber y entender, algo como “transición” ha sido llevado a cabo bajo manos opositora a un régimen totalitario o dictatorial.

Sin embargo, hay una posibilidad que yo no dejaría de tomar en cuenta, que no corresponde ni a una guerra civil en forma ni a la estabilidad de lo actual, que es… un estado fallido.

¿Cuales son los parámetros para considerar que un estado es fallido? A saber, son cuatro:

Pérdida de control físico del territorio, o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza

¿Cree vd. que la delincuencia desbordada, aún creyendo que es una política de estado, se le ha salido de las manos al presente gobierno? De ser positiva la respuesta ¿cree vd. que podemos decir que el estado ha perdido el monopolio de la fuerza?

Erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones.

¿Cree vd. que el presente gobierno tiene una autoridad legítima? Y aquí le agradezco que separe legítimo de legal.

Incapacidad para suministrar servicios básicos.

¿Cree vd. que nuestro gobierno está suministrando de forma apropiada servicios básicos a la población? A saber, electricidad, agua, medicamentos, alimentos, etcétera?

Incapacidad para interactuar con otros Estados, como miembro pleno de la comunidad internacional.

Es la última, por ahora sí, por ahora Venezuela está en capacidad de interactuar con la comunidad internacional, a su juicio ¿se ve esta característica como estable y cierta en un futuro próximo?

¿Podría la muerte de Hugo cambiar esta capacidad del estado?

En fin, Don Federico, la guerra no es el único posible escenario desastroso, hay otros igual de terribles y más probables.

Dejo abierta la posibilidad para discutir, otro día, esta tercera opción que presento como posible.

Hasta otra.