Opinión

¿Abuso? ¡Déjalo pasar!

La semana pasada, ya no recuerdo exactamente el día, fui a buscar a mi hija mayor al colegio.  El asunto es que empezó a llover y nos metimos en un restaurante de comida rápida, a comer algo y hablar un rato, mientras pasaba el chaparrón.  Esperando que nos despacharan la pizza me puse a revisar el bulto de mi hija y me encontré un librito, o más bien un folletico sobre el 5 de Julio de 1811. Lo abro y empiezo a leer…

¡Casi me da un yuyu! En la primera página, a modo de bienvenida, está la primera perla: “Bajo el liderazgo del Comandante Presidente Hugo Chávez, avanzamos en la lucha por la consolidación del Estado de Derecho y de justicia Social que garantizará la mayor suma de felicidad posible para todos los venezolanos y venezolanas, como lo soñó, como lo quiso, nuestro Libertador Simón Bolívar”.

La segunda página es aún mejor: “Sirva el texto del acta de independencia de 1811, publicado en la gaceta oficial de la época, como bandera para reafirmar nuestro compromiso: INDEPENDENCIA PARA SIEMPRE. PATRIA SOCIALISTA O MUERTE ¡¡¡VENCEREMOS!!!”, este último texto suscrito por el vicepresidente Elías Jaua Milano.

En fin, mi primera llamada fue para un amigo abogado, por consultar si era un violación a los derechos del niño y me dijo que efectivamente, lo es.  La segunda fue para otro amigo, este periodista.  Solo quería saber donde estaba parada y con que herramientas de defensa contaba.

Al día siguiente fui al colegio, me era imprescindible saber de donde había salido la fulana propaganda, porque era eso, simple y llana propaganda malamente disfrazada de “texto didáctico”. ¿Había sido un texto repartido por órdenes del gobierno? ¿fue iniciativa del propio colegio? ¿una maestra algo despalominada, quizá?

Bueno, hablé con la directora, que de entrada se quedó con los ojos redondos como platos y esto que me hizo pensar que no estaba al tanto y que no era cosa del colegio mi por iniciativa propia ni por orden gubernamental.  Llegó la maestra, y me dio la excusa: “eso me lo trajo un representante de buena fe, y yo lo repartí entre los niños porque era sobre el 5 de julio”.  Le pregunté, claro, si lo había leído, y ella me dijo que lo había ojeado y no le había visto nada malo.  Resumen ¡no lo leyó!

Hasta aquí mi cuentito de horror con el fulano librito y el colegio, pero al estilo infomercial: ¡espere! ¡aún hay más! Si nos lee en los próximos 5 minutos conseguirá otro susto ¡completamente gratis!.

Se imaginarán que mi entrada al colegio fue en plan basilisco, hecha una furia.  Me tropecé que una representante que me preguntó el motivo de mi molestia y se lo dije.  Su reacción fue: “¡ay, chica! Pero no te pongas así, mira, al final a los niños los educa uno en la casa, lo que tienes es que decirle las cosas, explicarle y no ponerte así.  Déjalo pasar.”

¡Déjalo pasar! ¡no te pongas así! ¡no reclames! ¡no desentones! En Venezuela pareciera que reclamar los derechos y hacerlos respetar a toda costa es una suerte de afrenta, una demostración de mal vivir, es ser ladilla y necio. ¿Que el vecino te pone de los nervios con su música a todo volumen todo el día? ¡déjalo pasar! ¡no te pongas así! ¿que los conductores y/o peatones se pasan el semáforo por el arco de triunfo? ¡déjalo pasar! ¡no te pongas así! ¿que el fiscal de tránsito te matraquea? ¡es normal! ¡déjalo pasar! ¡no te pongas así! ¿que el dependiente de una tienda te trata groseramente? ¡déjalo pasar! ¡no te pongas así!

No poniéndonos así, por no pasar por los amargados del grupo, para quedar lindos en la foto, para no ser “la vieja loca esa” o “ese viejo amargado del carajo”, todo lo dejamos pasar, y los abusos se suman uno tras otro, aguantando, soportando, doblando el lomo, cada día más lejanos del ejercicio de la libertad, cada día más esclavos, cada día más sumisos, cada día más cerca de comer en el piso la migajas que nos dé el dictador de turno.

Ahora, a mí me causa estupor el asunto, no es solo que alguien no quiera alzarse en la lucha por sus derechos, no, es que les molesta que otro lo haga.  Me ha pasado en mi vida infinidad de veces, no es esta, ni de lejos, la primera.

Si Hugo ha llegado hasta aquí, no es porque sea especialmente inteligente, sino porque conoce esa pata coja, ese “déjalo pasar”, ese preferir el abuso antes que alzar el reclamo.  Así vimos durante años como se limpiaban el rabo con la constitución, mientras los dirigentes, también conocedores de la pata coja, nos invitaban a “mantener el hilo constitucional”, hilo que mas bien parece guaralito de guindar chorizos.

Sería de suponer que la fuerza utilizada en defender la libertad debería ser proporcional a la resistencia del otro en respetarla, pero no, parece que eso es incivilizado, que se ve feo, que desentona, que lo correcto es… ¡dejarlo pasar!

¿Que cuanto falta para salir de Hugo? ¡que jooooode! Y no importa si Hugo muere mañana, vendrá otro Hugo, con otra cara, con otro nombre, pero seguirá siendo Hugo.

Al final la historia del librito terminó en que el representante de “buena fe”, es un militar que tiene a su hija estudiando en el mismo colegio en el que yo tengo a la mía.  El panfleto propagandístico solo fue repartido en el salón de mi hija, y se frustró el reparto en los demás salones solo porque yo reclamé… y fui la única que lo hice, bajo la mirada de censura de más de un representante.  Por que yo soy así, me gusta incordiar.  Lo decente y lo correcto, era dejarlo pasar.

Y por dejarlo pasar, como me dijo mi amigo abogado, se levantaron un día sin patria potestad en Camboya (creo que fue Camboya que me dijo).  Por dejarlo pasar terminaremos esclavos, sumisos, sin propiedades, sin derecho siquiera al pensamiento propio, pero eso sí, nos veremos muy civilizados.  ¡Que no se pierda el glamour! ¡antes muertos que sencillos!

¡Bueno! Ya había terminado este ¿artículo? Pero quiso Dios que me hicieran una colaboración por Twitter que les trascribo parcialmente:

@mandrilbuliin pietro pedrozo
 @ernemogollones bueno, suerte…q se le multipliquen sus dólares…..y a los buhoneros a se les multipliquen sus ganancias

@ernemogollones Ernetinas Mogollones
Y a ti que se te multiplique la vena comunista ¡uh! ¡ah! X-D @mandrilbuliin

@mandrilbuliin pietro pedrozo
@ernemogollones comunista?Vaya eso si fuè un insulto sra…si m lee,verá q d comunista no tengo nada..d paso yo sería incapaz d insultarla

@ernemogollones Ernetinas Mogollones
Puede que no lo veas, pero tu argumento es que un individuo debe dejar de lucrarse si es por “el bien común” ¿eso que es? @mandrilbuliin

Y el colofón…

@mandrilbuliin pietro pedrozo
@ernemogollones calmese, q parece más bien q se le fuera a explotar alguna vena a ud. con tanta discutidera sin sentido

Así que ya saben, discutir sobre si lo de uno, es de uno y tiene en consecuencia derecho de hacer con ello lo que le salga del forro, es “discutidera sin sentido”, así que mejor… ¡déjalo pasar!