Mente desordenada

Oro, ¿reluce tanto como dicen?

Hace un tiempo atrás me surgió una duda.  Si se repartiera todo el oro extraído a lo largo de la historia, entre todas las personas de la tierra, ¿Cuanto le tocaría a cada uno?

Así que vamos a ver.  Se estima que, a lo largo de la historia, se han extraído 169.000 toneladas de oro.  La población actual de la tierra se estimó, en el 2009, en 6.775.235.741 habitantes.  Así pues una simple división arroja que, si se repartiera equitativamente todo el oro extraído, a cada uno de nosotros le tocaría 24,9 gramos de oro.  Una onza troy equivale aproximadamente a 31,1 gramos, es decir, que la cantidad que le tocaría a cada quien es menor a una onza troy.  En términos de dinero, con la onza de oro a 1390$, cada uno tendría aproximadamente 1112$.

Claro que esto no es del todo cierto, para empezar porque es sólo una estimación de la cantidad de oro extraído.  Y para finalizar, porque en realidad sólo una fracción de ésa cantidad es considerada oro certificado, es decir, con aval reconocido para servir cómo moneda de cambio.  El resto del oro se encuentra en la industria de la joyería, en su mayoría.

Entonces vamos a ver realmente cuanto oro hay en manos de los distintos bancos centrales del mundo.  Una rápida búsqueda por Internet nos dice que la cantidad es de aproximadamente 29.000 toneladas.  Así que vuelvo a hacer la simple división.  4,28 gramos de oro por persona, o 191$ es lo que recibiría cada ser humano del planeta.

Es sabido que si todo el mundo decidiera sacar su dinero de los bancos, difícilmente lograrían conseguir el 10% de lo que se supone que poseen.  Es natural, ya que el papel moneda es un instrumento pensado para ser usado en el flujo de caja diario.

Pero surge para mí un gran problema con el oro.  Para empezar es un bien finito, en otras palabras, la cantidad disponible es limitada.  Ciertamente esa cualidad es la que lo hace excelente como dinero, pero, 4,28 gramos de oro por persona saben a muy poco.

Se me ocurren, y seguramente a ustedes también, muchas cosas que son acumulables en una cantidad mucho mayor, y que por lo tanto, permitirían acumular más riquezas.  Claro, está el problema de que la mayoría de esas cosas se modifican con el tiempo, cosa que no ocurre con el oro.

Otro problema del oro es que si yo tengo 1 kilo de oro, entonces ése kilo no lo tiene nadie más.  Por ejemplo, si la mitad de la población de la tierra, decidiera acumular 8,56 gramos de oro certificado, entonces la otra mitad se quedaría sin oro.  Otra forma de verlo, por cada moneda de una onza, en el supuesto de que sea oro puro, que una persona posee, implica que 6 personas se quedan sin oro. 

¿Tiene entonces sentido hablar de un patrón oro?  Mi respuesta es que no.  Es un concepto anacrónico que no satisface el volumen necesario del mercado de hoy.

Después existe otro problema, aproximadamente el 80% de las reservas de oro se encuentran en manos de países del primer mundo, el resto está en los países en vías de desarrollo.

¿A que no reluce tanto el oro, después de estos números?