Envidia

Cómo un joven de 16 hizo su primer mdd

El menor británico Christian Owens fundó hace dos años una compañía para vender aplicaciones en línea que ha sido todo un éxito

Inspirado en quien dice ser su ídolo, Steve Jobs, un joven británico de 16 años se las arregló para a su corta edad ganar su primer millón de dólares.

Christian Owens, quien vive en la localidad de Corby, en Northamptonshire, obtuvo su primero computadora a la edad de siete años. Tres años después, recibió una Mac y aprendió por sí mismo las bases para el diseño web.

Luego de cuatro años, cuando tenía 14, decidió iniciar su propia compañía. Se trataba de un portal muy simple llamado Mac Bundle Box, a través del cual vendía paquetes de aplicaciones para Mac OS X a precios de descuento por tiempo limitado, que él conseguía tras ponerse en contacto con los desarrolladores.

En su conjunto, estas aplicaciones sumaban un precio de aproximadamente 400 dólares, pero Owens lo ofertaba a una décima parte de ese costo.

Pero además de esta atractiva oferta, prometía que si suficientes personas adquirían el paquete, una nueva aplicación sería desbloqueada para todos los compradores, lo que ya le garantizaba una buena publicidad de boca a boca.

Su espíritu emprendedor le valió que en los primeros dos años la empresa generara un millón de dólares.

Pero no satisfecho con logro, el joven Owens se aventuró en un nuevo proyecto denominado Branchr, una compañía publicitaria que distribuye 300 millones de anuncios al mes en cerca de 17 mil 500 sitios de internet, iPhones y en otro dispositivos móviles.

Esta compañía que fundó ha generado en su primer año de vida unos 800 mil dólares, y en ésta emplea a ocho adultos, incluyendo a su madre, Alison, de 43 años.

Entrevistado por el portal Gizmodo, el aún menor de edad no sabe en dónde estará en 10 años, pero su próximo objetivo es ganar 100 millones de libras esterlinas a través de Branchr.

Extraido de http://www.eluniversal.com.mx/notas/701622.html

Esto si da envidia, con un millón de dólares no me vuelven a ver ni el puto pelo.  Tomo nota a ver que puedo hacer, para conseguir mi millón de dólares, no el millón del chamo, el espero que se lo goce como más rabia le dé.