Opinión

¡Exijo ayuda al Blosodi!

Sí, así mismo, les exigo, porque yo estoy en este peo por culpa de ustedes.

El asunto es el siguiente, yo tengo una vecina que es chavista, y claro, no es que sea pana, pero ya saben lo que dicen “más que tu hermano, tu vecino más cercano”.

En fin, esta vecina tiene un problema psicológico, porque ella es de las que no se puede sacar de la cabeza a PUDREVAL, un día me la consigo viniendo del Mercal, y botando sapos y culebras, no se le entendía mucho, pero era algo como “sosmalparidos, nojoda y uno pasando trabajo mientras dejan podrir la comida, hasta cuando tendrá uno que aguantar tanta mierda para llevarse el bocado a la boca, es que toshijue…” y yo la veo así, y claro, me preocupo por ella, así que me voy rauda y veloz a prestarle mi ayuda: “vecina ¿que me le pasa que viene así como medio brava” y me dice ella: ¡c0ñ0! Que arrechos son estos gran carajos, dejan podrir la comida que importan y uno va comprar al Mercal y encima de que le encaraman a uno un bojote de cosas que no quiere, entonces vas a comprar pollo y no te venden sino uno, aceite, un solo litro, azúcar, un kilo nada más y encima ahora el mercal no es todas las semanas, sino cada 15 días porque dice el muy c0ñ0emadre que y que tiene muchos productos regionales”.

Entonces, claro, ella es mi vecina, y a mi me entra la angustia de verla así, y le digo: “pero vecina, no se angustie, vaya al supermercado y compre lo que le falta para la semana y ya está” y me dice ella que no, porque en el supermercado la plata no le alcanza.

Ahí es que yo, que coñ0, no me gusta ver a la gente así, la invito a pasar a mi casa, y le digo que le voy mostrar que ella lo que tiene es una depresión que ha hecho que se disocie de la realidad, así que les mostré las fotos y comentarios de los muchachones del Bolsodi, que digo, Blosodi, ese frente revolucionario pionero en la guerrilla comunicacional, y así le mostré la fotos de la arepera socialista, donde se come tan bien, y le hice notar que los camaradas no pueden esconder la prosperidad, así podía ella ver tremenda arepota al lado de un BlackBerry, y ni hablar de los toletes de carne que se comieron en un restaurante de Las Mercedes, eso sin contar que si el hambre aprieta, siempre se puede ir al hotel Alba, donde por una muy módica suma se mete una papa de campeonato y le mostré las fotos, claro, pa’ que ella viera que no eran cobas mías.

En fin, yo si noté que la mujer cada vez hablaba menos, hasta que llegó el momento en que solo decía algo así como “sos japuta”, creo que una consigna ecologista, porque como todos sabemos, porque así nos lo ha enseñado la Real Academia de la Lengua Española, un japuta es un pez teleósteo del suborden de los Acantopterigios, de color plomizo, de unos 35 cm de largo y casi otro tanto de alto, cabeza pequeña, boca redonda, armada de dientes finos, largos y apretados a manera de brocha, escamas regulares y romboidales, que se extienden hasta cubrir las aletas dorsal y anal, cola en forma de media luna, y aleta pectoral muy larga que vive en el Mediterráneo y es comestible apreciado, así que supongo que el “sos japutas” debía ser algo así como “salvemos a los japutas”, digo yo.

Entonces ahí fue que le dije: “así que no me hable mal de mi comandante, que él ha traído prosperidad y progreso a este país, como lo muestran claramente los camaradas del Blosodi, y si hay algunas cositas que no funcionan del todo bien, es porque mi comandante no lo sabe” y ella me dijo: “no me nombres a ese desgracia’o”.

El asunto es que ahora mi vecina, que es chavista, bueno, era chavista, ahora está toda molesta, y ya ni le puedo tocar el tema, lo que es todo un inconveniente porque a mi me gusta comentar ese tema.

Entonces, los camaradas del Bolsodi me tiene que ayudar, porque no entiendo que hice mal, yo les mostré todo lo que ustedes publican y la mujer se me arrechó. Así que me tienen que decir que hice mal y como enmiendo este error en el futuro. Porque ni el café me lo aceptó, que le dije, mira chica, nos vamos a Plaza Bolívar y nos tomamos un cafecito de 2,50 con tremenda vista, y la muy grosera lo que me dijo fue “yo no voy pa’ esa verg4”

Espero sus consejos.