Opinión

Mundo bizarro

Esta es la historia de una receta de tortilla española, primero, los ingredientes: docena y media de huevos (grandes), 100 gramos de papa, 50 gramos de cebolla, 250 gramos de sal, azúcar al gusto.

Bata los huevos con cáscara incluida, añada las papas, la cebolla, el azúcar y la sal, vierta en una yogurtera, deje cocinar unas 4 horas, retire y sirva en el acto, rinde para 2 personas.

Si no queda a su gusto, obviamente el problema estuvo en la elección de los ingredientes que eran de mala calidad, sustituya por ingredientes mejores.

¿Les parece lógico mi consejo? Seguro que no, me van a decir que el problema es que esa receta es una ñoña, que con eso no va a salir una tortilla buena en toda la vida, por muy de calidad que sean los ingredientes, y que lo que tengo que cambiar el la receta, no los ingredientes ¿a que sí?

Yo también lo veo lógico, sin embargo, los mismos que me dicen que la receta no sirve y que no es cosa sólo de ingredientes, son los que me dicen que si el estado (receta) no funciona es porque los gobiernos (ingredientes) son de mala calidad, y que con un simple cambio de ingredientes la cosa funciona.

En estos días me he puesto a leer las noticias, y de verdad estoy impactada. En España un señor estaba muy tranquilo durmiendo en SU CASA, hago énfasis porque es importante, no se olviden que estaba en SU CASA, cuando escuchó ruidos y voces de que le estaban violentando la puerta, así que el señor, que tenía una escopeta, se levantó con su escopeta y ¡pum!. El asunto es que mató a uno de los delincuentes, y los otros dos se dieron a la fuga, aunque fueron capturados posteriormente.

Como resultado el señor no fue preso, ciertamente, solo que ha sido condenado a pagarle A CADA UNO de los hijos del delincuente 50 mil euros, unos 40 mil dólares, es decir, 172 mil bolívares fuertes ¡a cada uno! Repito, hay que multiplicar por 6.

Vamos, que creo que la cosa viene a ser una indemnización por “accidente laboral”. A los compañeros del ladrón, que luego agarraron y confesaron, les cayó una pena de un año de prisión.

La pregunta es: si el muerto hubiera sido el señor de la casa ¿cual hubiera sido la indemnización para su familia? Eso suponiendo que hubiese quedado familia y no se los cepillaran a todos.

En fin, la ley es la ley y hay que cumplirla.

Seguimos, en Nueva York, EEUU, en eso que se conoce como “Zona Cero”, ya saben, donde estaban aquellas torres tan simpáticas conocidas por todos como “Las Gemelas”, después de 9 años aún están en reconstrucción, porque no saben que poner, pero entre tanto y lo piensan, unos musulmanes han tenido una idea brillante, justo al lado de la Zona Cero vamos a poner… ¡una megamezquita! Que no será solo para orar, sino para todo, que es que le vamos a poner piscina, biblioteca, centro de estudios, vamos, de todo, y apenas va a costar 100 millones de dólares, lo que es realmente una ganga si tomamos en cuenta los beneficios.

Y es que a mi me parece muy justo, y aún queda la deuda, la verdad, porque es que deberían imponer a las familias de las víctimas que indemnizaran a las familias de los terroristas muertos, pobrecitos, que esa gente sufrió mucho en su trabajo.

Estoy segura de que si tomamos la prensa de otros países, da lo mismo si son “civilizados” o bananeros como este, vamos a encontrar noticias como estas dos como arroz, noticias donde por obra y gracia del estado, los ciudadanos honestos y productivos son los ofensores, y los chorizos y asesinos los agraviados con sed de justicia.

Es que ¿que se han creído los ciudadanos honestos? ¿que pueden defender su propiedad y su vida de los choros? ¡válgame Dios! ¡que atrevimiento! Y los otros, pero ¿en que están pensando? ¿es que creen que pueden andar por ahí profesando la religión que les venga en gana en su país? ¡más prepotente no se puede ser!

Así vamos, con gobiernos absurdos, con leyes absurdas, pero por alguna extraña razón la gente pretende convencerme de que la solución es cambiar de gobierno, que con eso, se soluciona todo.

Y yo cada día con más miedo, porque la verdad es que soy un adefesio en esta neo moral social, tengo todos los números para que me persigan y me linchen, soy una osada “rompesistemas”, no solo soy blanca, sino que encima soy heterosexual y católica, si al menos me diera por acostarme con personas de mi mismo sexo, o rezar a Alá, mi vida sería, sin duda, mucho mejor.