Opinión

Si se entera Hugo… ¡nos jodimos!

Bien, como creo que todos saben, participo en un foro, corrijo, participaba, me han bota’o.  En fin, que en el susodicho foro hay gente que es sencillamente insoportable, en dos platos, trolles, gente que entra a insultar a diestra y siniestra, a provocar y en resumidas cuentas a hacer cuanto esté en sus manos para que el tema expuesto no se discuta. Una persona abrió un tema ofreciendo un programita para que el usuario, léase bien, el usuario, desde la comodidad de su computadora, pudiera evitarse la molestia de leer a semejantes personajes, sin que esto significara absolutamente ningún inconveniente para el foro.  En pocas palabras, un botón de apagado, un “off”, algo así como el control parental que se usa para que los niños no vean programas inadecuados, o el botón de “mute” que presionamos cuando llegan las propagandas en el televisor. Pues… ¡no se puede! Al forista en cuestión le han cerrado el tema, y la explicación que le dan es que “esto es un foro plural y no podemos permitir la existencia de programas para discriminar” ¡ole por la madre que los parió! Resulta que YO, no puedo elegir lo que YO quiero leer y lo que no, es decir, es obligado, aunque no me guste, aunque me parezca ofensivo, tengo que verlo en nombre de la “pluralidad”.  Resulta que no le puedo poner el botón de “mute” al televisor, no puedo bloquear los indeseables pop-up de algunos sitios de Internet, no, tengo que verlos ¡a juro y porque sí! Se lo comentaba a mi esposo y el me responde con algo que me dejó de piedra, y me dije a mi misma: “mi misma, esto es un datazo para Hugo, si el macacus hispanicus variedad barinae se entera… ¡nos-jo-di-mos!” ¿que me dijo mi esposo? Pues él me recordó la novela de Orwell, 1984, donde existía un televisor para ver los mensajes gubernamentales, pero el citado televisor tenía una cosa especial ¡no tenía botón de apagado! Imaginen ustedes una cadena de Hugo, sin botón de apagar ¡su sueño hecho realidad! Ahora en serio, es preocupante.  Preocupa porque se supone que es un foro, que aunque plural, es de oposición predominantemente.  Su línea editorial, al margen de lo que digan los foristas a título propio, pareciera ser de oposición, y como todos los que somos de oposición se quejan de la dictadura, de la privación de las libertades y de las restricciones impuestas a las libertades individuales. Entonces ¿como es posible que a un individuo se le vete la posibilidad de ver o no ver lo que desee? Eso, a mi juicio, es sencillamente inaceptable. No se puede usar como argumento para violar la libertad de elegir de un individuo el “bienestar colectivo” es decir, algo como “tú no puede elegir que leer porque eso vulnera la pluralidad del colectivo” es poco menos que un horror. Asumimos entonces que las personas de oposición, que dirigen este foro, de llegar a ser gobierno, sacarían algún tipo de sanción para quien decida bloquear en su TV un canal específico, y lo harían en nombre de “la libertad de expresión”. La verdad es que la libertad, la verdadera libertad, no consiste solo en poder hacer lo que uno quiere, sino también comprende no hacer lo que uno no quiere hacer, que fue uno de mis principales argumentos con respecto a RCTV. Yo no veía ese canal, no me gustaba para nada, pero en todo caso, era mi elección no verlo, no es lo mismo que no lo vea porque no me gusta a que no lo pueda ver porque el gobierno o cualquier persona decide por mi que no puedo verlo. Mal vamos si los que somos de oposición, en los pequeñísimos espacios que tenemos, actuamos de manera idéntica a aquello a lo que nos oponemos y algunas veces hasta le ganamos en tiranía.  Impresiona que sea justamente la oposición la que promueva y utilice estos métodos de supresión de libertades, ¿que lo haga el gobierno? Pues ya estamos acostumbrados, ya sabemos que de ellos no se puede esperar nada distinto, pero que lo hagamos nosotros es como para salir corriendo y no parar. En dos platos, que no se entere Hugo, porque ve esta novísima aplicación de la oposición y se le ocurre como bueno quitarnos el botón de apagado y de selección de canales “en nombre de la democracia y la pluralidad”. Un día de estos nos clavan por toda la pepa del ojo un letrerito de Hugo en la sala de la casa con una frase abajo: “te estoy viendo” y pa’ más arrechera, habremos sido nosotros los promotores “en nombre de la libertad”. No deja de tener su gracia que se promueva la esclavitud en nombre de la libertad.